Un fuerte compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad en el diseño y la fabricación de productos y en la oferta de servicios, puede brindar grandes oportunidades para hacer crecer tu negocio, innovar y generar valor de marca. No obstante, al igual que sucede con cualquier otra empresa comercial importante, es más fácil decirlo que hacerlo. Muchas empresas responsables y comprometidas han tenido problemas con grupos de consumidores preocupados por la sostenibilidad debido a un mensaje de marketing mal planificado y elaborado. Para que no caigas en el mismo error, aquí te dejamos nuestras 8 mejores ideas y consejos:

1. El marketing es mucho más que usar un lenguaje adecuado para describir y comunicar un turismo responsable y sostenible.

Las formas positivas de hablar sobre la mejora de la vida local y la sostenibilidad de los entornos no tendrán éxito si ofreces un producto o servicio que no es atractivo para tu mercado objetivo; al precio equivocado; o sin ninguna distribución en los mercados turísticos de origen. Las estrategias de marketing comienzan con la definición y comprensión de tu público objetivo.

2. ¡El hecho de que hayas creado la experiencia turística más responsable y sostenible del mundo no significa que alguien vaya a consumirla!

La investigación en psicología del consumidor en los últimos 15 años ha demostrado un creciente interés de los clientes en el turismo responsable y sostenible, pero ningún estudio ha demostrado que sea lo más importante para ellos: la experiencia siempre es lo más importante. Al crear una experiencia justa con la gente local, sus culturas y su patrimonio, es probable que se cree una experiencia maravillosa. Por ello, facilitar experiencias para viajeros de manera responsable y proporcionar una experiencia gratificante, están relacionadas. Sin embargo, recuerda enfocar el marketing de tu empresa en la experiencia que ofreces a tu cliente potencial.

3. Debes ser capaz de describir qué ofreces (que otras empresas no) en unos 30 segundos.

Eso significa que tienes claro qué valor aportas al mercado. Asegúrate de ofrecer un producto o servicio diferenciador, que sea motivante para los clientes. Muchas empresas de turismo sostenible usan clichés que a su vez son usados por muchos otros negocios.

4. Define tu competencia.

Puede que no sea quién crees que es, especialmente si te diriges a clientes internacionales. Por ejemplo, cuando preguntamos a los operadores turísticos que comercializan vacaciones en la naturaleza o la vida silvestre quién es su competencia, generalmente nombran a alguien que hace algo similar cerca. Es cierto que debemos prestarle atención a la competencia cercana, pero no debemos olvidar que vivimos en un mercado global. No solo necesitas ser mejor que el competidor del pueblo de al lado.

5. Debes ser mejor que nadie en el mundo en tu sector dirigido a las mismas personas.

Por ejemplo, un cliente potencial interesado en la vida silvestre puede estar pensando en varias opciones: observar ballenas en las Azores, ver osos en Finlandia, ir a Borneo, o tal vez un safari en África Oriental. Y debemos convencerle de que lo que tú le ofreces es la mejor opción.

6. No exageres tus hazañas cuando comuniques tu misión y la sostenibilidad o RSC que llevas a cabo.

Por mucho que estés del lado bueno de las cosas y tu empresa predique con el ejemplo el cambio hacia un mundo más justo, la perfección no existe. Sé honesto. Trata de hablar sobre los impactos medibles de tu actividad. Por ejemplo, decir «organizamos talleres en la comunidad» o «apoyamos a una organización benéfica de conservación local» es solo un resultado. No significa que el taller que realizas haya cambiado nada, o que haya habido un aumento en la cantidad de vida silvestre o el hábitat gracias a tu actividad. Tu cliente objetivo es un público consciente y exigente. Quiere saber qué cambió en la comunidad, en números, y si los hábitats o la cantidad de vida silvestre o la diversidad han mejorado gracias a la labor de tu empresa, y en qué medida.

7. Sé coherente.

A la hora de hablar para vender tu negocio, ten cuidado de no elegir cuestiones que te pongan en un aprieto. Por ejemplo, Thomas Cook proclamó sus pautas de bienestar animal mientras seguía vendiendo viajes a SeaWorld para ver a Orcas entrenadas para realizar trucos y cautivas en tanques. La inconsistencia de esto no pasó desapercibida (quién sabe si eso tiene algo que ver con el reciente destino de la compañía).

8. Comunica tu visión personal.

Las ideas y políticas para el turismo responsable de tu empresa probablemente provengan de ti o de varias personas implicadas en el negocio. Es más fácil para los clientes entender por qué haces lo que haces si saben más sobre ti como persona. Las empresas más grandes tienen estructuras de gestión y mucho “blablabla”. Tú cuentas con personas reales, emocionantes y apasionadas. Muestra a tus clientes sus caras, historias y cuéntales qué te gusta, qué no y por qué.

Si tras leer esto te surge alguna duda o necesitas que te echemos una mano, ponte en contacto con nosotros sin ningún tipo de compromiso.